Maneras de evitar robos en tu trastero

Proteger el trastero de la acción de los ladrones es tan importante como proteger la propia vivienda; el hecho de que algunas veces sean lugares descuidados y fáciles de robar, pero que albergan cosas de interés, los hace ser foco de ataques y robos. Y es que las cifras de hurtos en trasteros son muy altas en España, de ahí que sea vital poner en marcha medidas de seguridad que impidan que los ladrones se lleven cosas de gran valor económico o sentimental que tenemos guardadas.

La importancia de contar con cerraduras y puertas de calidad en el trastero.

Si la puerta es de buena calidad, los ladrones lo tendrán más difícil; de lo contrario, bastará con una patada para que entren. Igual sucede con la cerradura, que, si es de calidad, supondrá un escollo enorme para el robo; las cerraduras de poca calidad pueden ser abiertas en unos segundos por los asaltantes.

Aunque es cierto que no existen cerraduras que sean seguras al cien por cien, sí que es vital ponerles las cosas complicadas a los potenciales chorizos. Si en el trastero se guardan objetos y enseres de valor, tal vez las cerraduras invisibles (son más caras, pero aportan una gran seguridad) sean una opción buena, ya que se lo pondrán casi imposible a los ladrones.

La eficiencia en los sistemas de seguridad.

Proteger las cosas de valor que estén en el trastero requiere de un esfuerzo; la instalación de alarmas de seguridad espantará en cierto modo a los ladrones. Colocar cámaras de seguridad en el lugar, aunque podría ser una alternativa buena, tal vez aumentaría las ganas de robar del ladrón, que descubriría que realmente hay cosas de valor en el trastero, hasta el punto de que está vigilado por vídeo. No obstante, para los trasteros, sobre todo si están ubicados en sótanos o plantas bajas, lo mejor es un sistema de seguridad eficiente.

Usa el trastero para objetos de poco valor.

No guardar enseres que tengan mucho valor sería recomendable, siempre que se pudiera hacer; si se produjera un robo, el trauma sería mucho menor. Es por ello que muchas personas guardan sólo trastos viejos y cosas de un valor menor, aunque eso sería renunciar en cierto modo a guardar cosas de valor y tirar la toalla en lo que a seguridad del lugar se refiere.

Colocación de una segunda cerradura.

Poner un cerrojo de seguridad como medida complementaria no estaría de más, ya que son difíciles de abrir; sin embargo, esto supondría una inversión añadida que habría que valorar si merece la pena ser afrontada.

Cambio de cerraduras después de ser robado o de perder las llaves.

Si has extraviado las llaves o te han robado, el cambio de cerraduras se antoja como algo obligado; perder las llaves y conservar el mismo cierre es ponérselo extremadamente fácil a los ladrones, que entrarán con una comodidad pasmosa. Buscar pólizas que cubran el cambio de cerraduras o avisar al cerrajero de confianza son algunas soluciones.

Echa un vistazo al trastero durante la semana.

Vigilar el trastero, aunque sea una vez en la semana, servirá para comprobar que todo permanece en orden; además los ladrones verán que hay movimientos en el lugar y que robar no les va a ser tan fácil (a veces dejan trampas para comprobar si hay gente).

Cosas que hay que evitar guardar en el trastero.

Como hemos dicho antes, es preferible no guardar cosas de mucho valor; las probabilidades de robo en trasteros son mayores que en casas en general. Por ello, conservar televisiones o joyas es poco recomendable; tampoco guardar bicicletas o motocicletas es bueno, pues huirían además los ladrones con más facilidad. Lo ideal sería guardar mobiliario viejo, libros y demás enseres que sobren en la propia casa.

Cómo proceder después de un robo en el trastero.

Lo primero que hay que hacer cuando se descubre que han robado en el trastero es llamar a la policía, para, acto seguido, poner la pertinente denuncia; mientras la policía acude, es mejor no cambiar cosas de lugar ni manipular la escena del robo. Después, lo correcto sería contar los elementos robados y hacer una estimación del valor de lo perdido; si se tiene una póliza del trastero, también habrá que avisar a la aseguradora, que con suerte abonará una indemnización.