¿Puede ser cubierta la factura de los cerrajeros por el seguro?

Si usted dispone de seguros para el hogar y se ve obligado a llamar a un profesional de la cerrajería, puede que en algunos casos el seguro se haga cargo del montante problema. Eso sí, no siempre ocurre esto.

Casos en los que seguro de hogar SÍ se hace cargo de facturas de cerrajeros.

Una vez contratada la póliza de seguros, la cobertura del problema de cerrajería por parte de la compañía de seguros dependerá de: si el cerrajero se desplaza a su vivienda para abrir una puerta atascada y con las llaves insertadas por la parte del interior de la casa; si el cerrajero acude por que a usted le han robado las llaves o se le han extraviado; si tienes que cambiar la cerradura de casa porque le han puesto silicona.

Casos en los que seguro de hogar NO se hace cargo de facturas de cerrajeros.

El seguro no se responsabilizará de los servicios causados por el desgaste, el deterioro y las disfunciones de la cerradura; tampoco lo hará cuando el contratiempo no proceda de un factor externo a los propietarios. El seguro no abonará el gasto en el cerrajero si el usuario quiere sustituir el bombillo de una puerta, si la cerradura se atasca puntualmente o si el cerrojo está deteriorado.

Posible petición del usuario al seguro para que la póliza lo cubra.

Sería recomendable conocer bien las cláusulas acerca de los importes y los requisitos del seguro contratados, todo ello antes de avisar a un cerrajero. Y es que cada usuario toma una vía. Hay seguros que trabajan con sus propios cerrajeros, por lo que no van a cubrir gastos de profesionales ajenos; en esta situación, bastará con pedirle al seguro que te menda a un cerrajero de los suyos, aunque la rapidez con la que suelen actuar no es muy alta –pueden tardar bastante más de hora y media-.

Si se trata de una urgencia, el usuario de la aseguradora puede llamar a un particular que opere las 24 horas y trasladar después la factura al seguro (existe el riesgo de que la compañía busque vías para no abonar el pago a posteriori). En el caso de que el seguro carezca de cerrajeros contratados, si es posible llamar a un profesional de confianza y acordar el cobro del servicio con el propio seguro.

¿Es mejor avisar a un cerrajero de urgencia que a uno que pertenezca a la aseguradora?

Hay compañías que envían a sus propios cerrajeros para resolver el problema, pero hay otras que no. Los seguros que sí mandan a operarios hasta las casas suelen trabajar con un perfil de técnico polifacético, es decir, no especializado únicamente en cerrajería, por lo que el servicio será peor; estos técnicos tardan más en actuar.

Por otro lado, los cerrajeros que operan de urgencia las 24 horas pueden llegar a las viviendas en menos de media hora; no hay que olvidar que resulta desagradable tener que esperar horas sin poder entrar a la propiedad de uno, lo que se agrava cuando ancianos y pequeños también aguardan. Es por eso que muchos usuarios avisan a sus cerrajeros de confianza, entrando en el incierto escenario de no saber si la aseguradora abonara o no a posteriori el pago de los servicios.

¿Se hace cargo el seguro de los daños provocados por actos vandálicos?

La respuesta en sí, toda vez que las cláusulas del seguro lo cubran. No habrá problema en cobrar de la aseguradora los servicios derivados de vandalismos tales como recibir silicona en la cerradura, el seguro costeará además los cambios de cerradura.

¿Puede el cliente pedir a su cerrajero de confianza que mienta en lo que al motivo de la factura se refiere?

Cambiar el asunto de la visita del cerrajero es una forma velada de estafar a la aseguradora; puede darse el caso, por ejemplo, de que el cerrajero acuda para una cerradura y después, a instancias del cliente, redacte en su informe que ha acudido porque las llaves se habían extraviado. Aunque muchos clientes lo hacen, dependerá del cerrajero, que puede negarse o terminar aceptando la proposición del cliente (con tal de cobrar el servicio e irse). Por nuestra parte, queremos pedirle que actúe con honradez, sujeto a los términos legales, sin abocar a la aseguradora a una situación progresiva de pérdidas. Por último, queremos recordarle que es vital que lea con detenimiento las coberturas que tienen contratadas con su seguro, ya que diferentes aseguradoras puede aportarle servicios puntuales distintos.